Los ponentes Antonio Serrano, Juan Lafuente, Rafael Mata, Agustín Hernández y Francisco González han expuesto sus puntos de vista en esta segunda jornada

21.11.20

 

El I Congreso Urbanismo Productivo, evento en formato virtual organizado por la FUE-Universitat Jaume I y patrocinado por la Conselleria de Política Territorial, Obras Públicas y Movilidad, ha bajado el telón en esta jornada de sábado con el ciclo dedicado al “Urbanismo Sostenible Mediambientalmente”, en el que han participado expertos como Antonio Serrano Rodríguez, Juan Lafuente Cilla, Rafael Mata Olmo, Agustín Hernández Aja y Francisco González Buendía.

A lo largo de sus exposiciones, los ponentes han aportado herramientas e instrumentos para minimizar el riesgo climático, así como ejemplos de integración ecosistémica de los espacios naturales protegidos en la ordenación del territorio. Además, han coincidido en la necesidad de una planificación y gestión urbanística centrada en la sostenibilidad y en la proximidad.  

 

Antonio Serrano Rodríguez, Diplomado en Ordenación del Territorio,  ha abierto este ciclo con la ponencia “Urbanismo del siglo XXI: adaptación y resiliencia en una sociedad en crisis”, en la que ha destacado que “el urbanismo postpandemia del siglo XXI debería estar presidido por la consideración del derecho a la ciudad y el territorio de todos los ciudadanos, lo que exige un urbanismo que parta de esa ciudadanía y con una planificación y gestión centrada en la sostenibilidad y en la cohesión socioeconómica y espacial”. Además, ha concluido exponiendo que “hay que ser conscientes que, desde la perspectiva del desarrollo sostenible ambientalmente, necesariamente tendremos que cambiar la forma de vida y abandonar la idea de que la forma de vida actual es la mejor de las posibles”. 

 

Seguidamente, Juan Lafuente Cilla, consultor de investigación en el Carbon Risk Real State Monitor de Londres, ha presentado el Proyecto CREEM, herramienta desarrollada para acelerar la reducción de emisiones en el mercado inmobiliario y las ciudades. “Las ciudades prósperas serán aquellas que son capaces de generar y mantener actividades eocnómicas resilientes, tienen que asegurar que sus infraestructuras físicas y económicas son resistentes y adaptables. El lado positivo es que estamos desarrollando herramientas para minimizar el riesgo climático y el impacto económico y social de nuestras ciudades”, ha explicado. 

 

Por su parte, Rafael Mata Olmo, Catedrático de Análisis Geográfico Nacional por la Universidad Autónoma de Madrid, ha dirigido su intervención hacia el concepto de “infraestructura verde”. En este sentido, se ha referido al Plan Territorial Insular de Menora explicando que “ha sabido adaptarse a las limitaciones y potencialidades del medio natural construyendo un paisaje en mosaico en el que la bondad ecológica y la viabilidad económica no son problemas para las explotación agropecuaria presente, y en el que la belleza estética se unen en un mismo sistema”. Asimismo, también ha apuntado a la figura de los “parques agrarios” como instrumento posible y ha ejemplificado la Huerta de Valencia como modelo que “asume los objetivos de la infraestructura verde como herramienta de planificación integrada y que constituye un reto fundamental de gobernanza de la infraestructura verde en su dimensión ecológica, territorial y productiva”.

 

Agustín Hernández Aja, Catedrático de la Universidad Politécnica de Madrid, también ha formado parte de este ciclo con la ponencia titulada “Hacia la resiliencia urbana sostenible: integración espacial de infraestructuras, equipamientos y dotaciones”. Hernández Aja ha finalizado con una visión optimista señalando que “tenemos capacidades para vivir de otra manera, la resiliencia sirve para demostrar que se pueden hacer otras infraestructuras adecuadas al territorio y para permitir a la gente usar los servicios más cerca de donde viven”. En este sentido, también se ha referido a que “hay que intentar desvelar los barrios ocultos, hacerlos visibles a sus habitantes, y dotarlos de esas nuevas estructuras y redes necesarios para que se puedan identificar como tales”.

 

Finalmente, Francisco González Buendía, abogado urbanista, ha sido el encargado de cerrar el turno de conferencias. “Hoy más que nunca existe la imperiosa necesidad de repensar el urbanismo, hay que pasar del concepto del macrourbanismo al microurbanismo. Sin olvidar la importancia del diseño global de nuestros pueblos y ciudades, es fundamental acertar en el diseño a pequeña escala y acertar, en definitiva, con las soluciones para los espacios relacionales. Estoy convencido que hay que ir hacia un urbanismo de proximidad”, ha afirmado. Asimismo, ha profundizado en los procesos planificadores para indicar que “para que exista una transparencia verdaderamente efectiva y  para que la ciudadanía participe activamente en los procesos de elaboración de los planeamientos y puedan opinar, debe de ejercitarse una auténtica didáctica que corresponde al político”.  

 

El ciclo “Urbanismo Sostenible Mediambientalmente” ha concluido con la mesa redonda “La compatibilidad de un modelo económico sostenible con un modelo ambientalmente sostenible”, moderada por Rebeca Torró, Secretaria Autonómica de Economía Sostenible, Sectores Productivos, Comercio y Consumo. Asimismo, han debatido en esta mesa Joaquín Farinós, Josep Lluís Miralles y Sergio Palencia.

 

Esta primera edición del congreso, cuyos contenidos al completo serán enviados a las personas inscritas en las próximas horas, también ha contado con el patrocinio de Parque Empresarial Sagunt S.L. y con la colaboración de la Asociación Interprofesional de Ordenación del Territorio (FUNDICOT).